Seleccionar página

Debes ser disciplinado.

Todo el mundo parecer estar de acuerdo en que la disciplina es una habilidad que debemos honrar y trabajar para tener éxito profesional.

Sin disciplina, no irás a ningún lado, dicen por ahí.

Yo digo que la disciplina es importante, sin lugar a dudas, pero para marcar la diferencia, vas a necesitar ser autodisciplinado.

Qué es la autodisciplina, y cómo potenciarla es lo que voy a contarte en este post.

1. DISCIPLINA VS AUTODISCIPLINA

¿Qué diferencia hay entre ser disciplinado y ser autodisciplinado?

Te lo cuento con un ejemplo.

   1. Ser disciplinado es quedar con un amigo a las 19h para ir a jugar a pádel, e ir.

   2. Ser autodisciplinado es quedar a las 19h contigo mismo para salir a correr 30 minutos, e ir.

Así de sencillo.

  • Llegar a tu trabajo dentro del horario acordado.
  • Llegar puntual a la cita con un cliente.
  • No dejar tirado a tu ligue.
  • Sacar a pasear a tu perro.

Todas estas actividades, indican que eres una persona disciplinada. Lo que no implica que seas autodisciplinado.

Todas las personas que conozco que han marcado la diferencia son disciplinadas, pero no todas las personas disciplinadas que conozco han marcado la diferencia.

Y cuidado, no estoy diciendo que ser disciplinado sea poca cosa, ni mucho menos.

Es más, ser disciplinado es la mejor base que puedes tener para ser autodisciplinado.

Si no lo eres, ya sabes por dónde empezar.

2. AUTODISCIPLINA PARA MARCAR LA DIFERENCIA

Presta atención a la siguiente frase:

Si quieres marcar la diferencia, vas a tener que hacer eso que sabes que tienes que hacer, pero que si no lo haces, absolutamente, nadie te lo va a echar en cara.

Así de simple.

O quizás, sí.

Quizás, dentro de unas décadas, de unos años, de unos meses, de unos días, e incluso de unas horas, tu yo del futuro en su lecho de muerte, quiera saldar cuentas.

Esto no va del personaje que te has creado de cara a los demás, e incluso de cara a ti mismo.

Esto va de la persona real, esa que te permites ser cada día unos minutos antes de dormirte.

  • Si no vas al gimnasio 3 días a la semana tal y como te propusiste el 1 de enero, nadie te lo va a echar en cara.
  • Si no pierdes esos 5 kilos de más que te iría muy bien perder, nadie te lo va a echar en cara.
  • Si no dedicas 1 hora cada día a mejorar en aquello en que quieres ser bueno, nadie te lo va a echar en cara.
  • Si no dejas de comer aquello que no te hace ningún bien, nadie te lo va a echar en cara.
  • Y la lista sigue…

Sin control externo, sin nadie a quien rendir cuentas.

¿Te parece duro?

Muy bien, no lo hagas. Nadie te lo va a echar en cara 😀

3. #6 PASOS PARA POTENCIAR TU AUTODISCIPLINA

Lo que te cuento a continuación no es ninguna fórmula mágica, ni nada por el estilo. Tan solo son 5 pasos que te pueden ayudar a potenciar tu autodisciplina si no sabes por dónde empezar.

3.1. #1 MARCATE UN OBJETIVO A LARGO PLAZO

Si, ya sé que soy muy pesada con los objetivos. Pero es que si no sabes a dónde vas, difícilmente, obtendrás resultados. Y si los obtienes, ni te darás cuenta de ellos.

Si estás leyendo este post, es porque quieres potenciar tu autodisciplina, la pregunta ahora es ¿Para qué?

Si quieres tomarte este punto en serio te recomiendo que hagas “Tu objetivo en 10 pasos” ¡Es gratis!

La cuestión es que acabes teniendo un objetivo claro a largo plazo. No sirve uno que sea a un mes vista, ya que en un mes, poco puedes trabajar tu autodisciplina.

No se trata de hacer un cambio repentino de la noche a la mañana, que tras unas semanas se desvanezca.

La autodisciplina debe llegar para quedarse.

¿Ya tienes tu objetivo?

Sigamos entonces.

3.2. DESAPÉGATE DEL RESULTADO

La autodisciplina no va de conseguir grandes resultados.

Puede que incluso en ocasiones pienses que no ha merecido la pena el esfuerzo. Sin embargo, yo creo que siempre merece la pena. Por la sencilla razón de que estás entrenando una habilidad, extremadamente, útil para la vida.

Una habilidad que te permitirá seguir empujando cuando otros ya se han rendido.

Así que ahora que ya tienes tu objetivo, esfuérzate por conseguirlo, pero si no lo alcanzas, no pasa nada.

Sin apego al resultado.

Hubo un momento en 2017 que me propuse conseguir 1.000 suscriptores en Emprender y Vivir, si no me hubiese desapegado del resultado, ahora no estarías leyendo estas líneas. Habría desistido.

Sin embargo, trabaje mi autodisciplina escribiendo 2 posts semanales sin fallar ni un solo día.

3.3. CÉNTRATE EN EL PLAN DE ACCIÓN

Una vez que ya tienes tu objetivo y te has desapegado del resultado, toca llevar a cabo tu plan de acción.

Si lo que quieres es potenciar tu autodisciplina, tu plan de acción debe tener al menos una tarea que se repita en el tiempo. Puede ser una tarea diaria, o una tarea que debas realizar varias veces a la semana.

Sin fallar. Sin excusas. Pase lo que pase.

No vale fallar, no contemples esa posibilidad.

Una vez que hayas elegido tu tarea, olvídate del resto durante el periodo de tiempo que te hayas propuesto ponerla en práctica. Como mínimo un mes, aunque te recomiendo, por lo menos, un trimestre.

3.4. HAZ LO QUE TENGAS QUE HACER

Cambiar de hábitos siempre es duro. Más aún cuando no tienes nadie a quien rendir cuentas.

Si quieres un poco de ayuda, aquí tienes 3 alternativas:

   1. Ponerte reglas a ti mismo: ¿Quieres levantarte más temprano? Deja el despertador lejos de la cama.

   2. Pedir a alguien cercano que ejerza control externo: ¿Quieres dejar de beber Coca Cola? Ofrece a ese alguien 50€ cada vez que te vea bebiendo una.

   3. Contratar los servicios de un profesional que guíe tu camino: Entrenador personal, coach, mentor…

Haz lo que tengas que hacer, absolutamente, nadie lo va a hacer por ti.

3.5. MANTÉN TU MENTE A RAYA

La mayoría de las veces que no haces algo que te habías propuesto, no es porque estés cansado físicamente, sino porque tu mente te manda mensajes inadecuados.

Podríamos decir que no tienes tu mente de tu lado.

Esto hace que tus emociones y creencias limitantes salgan a la luz.

Aquí te dejo un par de vídeos sobre alimentación en los que profundizo sobre todo esto.

   1. En el primero te cuento 4 tips que me ayudan a comer mejor.

   2. En el segundo te explico el ciclo: Creencias, emociones, comportamientos y resultados.

Échales un vistazo si quieres y aplícalos a tu caso particular.

3.6. NO ES MOMENTO PARA ESTAR EN TU ZONA DE CONFORT

Ya he hablado sobre la zona de confort en el blog. En concreto aquí, aquí y aquí.

Pero nunca he dicho lo que te voy a decir ahora.

Si quieres trabajar tu autodisciplina y marcar la diferencia, no es momento para estar en tu zona de confort.

No te lo digo como cliché, sino como única opción.

La zona de confort solemos relacionarlo con hacer cosas “guays” que no nos atrevemos a hacer por miedo o por vergüenza.

Sin embargo, salir fuera de ella es mucho más que eso:

  • Es lanzarte a hacer eso que no te atreves y para lo que nadie te está animando.
  • Es atreverte a hacer eso que nadie de tu alrededor entiende o apoya.
  • Es hacer aquello que, sin ningún motivo lógico, está mal visto, pero que tú sabes que te acercará a tu objetivo.
  • Es exponerte al resto.
  • Es salirte del calor de la manada.

Salir de la zona de confort no siempre es guay, pero siempre es imprescindible para alcanzar tus objetivos.

Todo lo que deseas y aun no tienes, está fuera de tu zona de confort.

7. CONCLUSIONES

La autodisciplina es una apuesta segura.

Si potencias esta habilidad clave, estarás muy cerca de marcar la diferencia donde otros ya han tirado la toalla.

Y lo mejor de todo, no necesitas nada que no tengas para empezar.

¿Y TÚ?

¿CÓMO MEJORAS TU AUTODISCIPLINA?

POSTS RECOMENDADOS