Seleccionar página

Si llevas algún tiempo tratando de organizar tus finanzas personales, o queriendo invertir una parte de tu dinero para obtener mayor rentabilidad, seguro que has oído hablar de los fondos de inversión.

Es posible que hayas oído, tanto cosas buenas, como malas. Esto se debe a que hay gente que se siente muy cómoda invirtiendo en fondos, y gente que ha tenido una mala experiencia con ellos.

Sin embargo, los fondos de inversión no son buenos ni malos, tan solo son una herramienta que puede ayudarte a sacarle una mayor rentabilidad a tu dinero. Los problemas vienen, a menudo, de gente que no sabe dónde pone su dinero, y cuando las cosas no salen del todo bien, se echan las manos a la cabeza.

Pero tú no tienes que ser uno de ellos, o al menos, no a partir de ahora. Este post puede ayudarte a despejar las dudas que tengas sobre los fondos de inversión, ya que explico, los aspectos más importantes para aquellos que desean tener un primer acercamiento a los mismos.

Descubre si los fondos de inversión son para ti, o si es mejor que busques otro sitio donde poner tu dinero. Por ejemplo, un depósito a plazo fijo.

¡Vamos al lío!

FONDOS DE INVERSIÓN: UN REPASO A FONDO.

El funcionamiento de los fondos de inversión se basa en juntar el dinero de mucha gente (gente que quiere invertir en fondos) para así obtener una suma de dinero mayor que poder invertir en diferentes lugares. ¿En qué lugares? Eso depende del tipo de fondo que hayas elegido. Existen fondos de inversión para todos los gustos.

Entonces… ¿Cuáles son los 9 aspectos que te ayudarán a entender cómo funciona un fondo de inversión?

1. PERFIL DEL INVERSOR.

Lo primero que debes preguntarte es cuál es tu perfil como inversor. ¿Cómo sabes esto? Preguntándote si eres adverso o propenso al riesgo. ¿Estás dispuesto a arriesgar más sabiendo que así es posible que ganes más? ¿Prefieres arriesgar menos aunque eso suponga ganar menos?

En el caso de los fondos, el perfil del inversor juega un papel importante, ya que existen fondos dirigidos a diferentes perfiles. Las entidades bancarias miden el riesgo de los fondos en una escala del 1 al 6, haciendo referencia el 1 a los depósitos menos arriesgados y el 6 a los depósitos con mayor riesgo.

¿Quiere esto decir que todos los fondos tienen riesgo? SI. Sin embargo, no todos son igual de arriesgados.

¿Cómo controlar el riesgo? El riesgo no puedes controlarlo ya que va en función de los mercados, lo que si puedes hacer, es conocer cuáles son las características de un fondo para saber a qué te arriesgas.

2. PERIODO TEMPORAL.

Los fondos de inversión no tienen un plazo marcado en el cual debes retirar tu dinero. Lo que sí suelen indicar los bancos es un Plazo Mínimo de Inversión Recomendado, el cual puede ser, por ejemplo, de 1 a 2 años, de 3 a 5 años, etc. Aunque tú puedes retirar tu dinero cuando quieras.

¿Qué función tienen estas recomendaciones? Muy sencillo. Los fondos de inversión, como venimos diciendo, pueden aumentar su valor o disminuirlo. Funcionan igual que las acciones, no van en línea recta, sino que van a picos, hoy suben y mañana bajan, lo importante es que desde que pones tu dinero en el fondo hasta que lo retires, la tendencia sea ascendente.

Puede que durante el periodo haya habido picos a la baja, pero la cuestión es evitar sacar el dinero en esos momentos bajos, ya que estarías perdiendo dinero. Si metes un dinero en un fondo y vas a necesitar sacarlo a los 6 meses y durante esos 6 meses el fondo ha bajado… vas a perder dinero al retirarlo.

Estarás pensando que también es posible que el fondo baje indefinidamente y que cuanto antes lo saques mejor. Sí, cabe la posibilidad de que eso ocurra, sin embargo, las inversiones siempre deben hacerse pensando en el largo plazo. Meter dinero hoy para sacarlo mañana no es invertir, es especular y a especular no aprenderás en este blog.

A la hora de retirar el dinero de un fondo, el banco tarda 2 días en pasar el dinero a tu cuenta corriente, de manera que siempre debes avisarlo con 2 días de antelación.

3. INVERSIÓN MÍNIMA.

No suele suponer un problema para el inversor, ya que aunque depende de cada caso, suelen rondar los 300 o 500 euros.

Como ves no hace falta una fortuna para empezar a invertir.

4. TIPOS DE FONDOS DE INVERSIÓN.

Existen múltiples clasificaciones de fondos, no obstante las que más te interesan son 2:

  • Nivel de riesgo. Escala de 1 a 6.

Como ya hemos adelantado, las entidades puntúan los fondos de inversión en una escala del 1 al 6 en función de su riesgo.

De manera que en seguida te darás cuenta de que los fondos de renta fija, por ejemplo, conllevan menos riesgo (en general), y por eso sus rentabilidades son menores. Si ganas, ganas menos; y si pierdes, pierdes menos. La rentabilidad siempre va ligada al riesgo.

En el otro extremo están los fondos de renta variable que son los más arriesgados con una puntuación de 5 o 6 en la escala. Si ganas puedes obtener una gran rentabilidad, pero si las cosas van mal puedes perder un buen porcentaje de tu capital.

  • En qué o dónde se invierte el dinero.

Cada fondo suele tener un denominador común, por ejemplo, puede ser que invierta el dinero en una zona geográfica de terminada como puede ser Europa, en un sector determinado como el tecnológico, en países emergentes, etc.

5. BENEFICIOS.

Las ganancias obtenidas de un fondo de inversión son la diferencia entre su valor al retirar el dinero y su valor al inicio de la inversión. Siempre y cuando la rentabilidad haya sido positiva, ya que como hemos dicho, es posible perder.

Si invertimos 5.000€ y un año después lo que recogemos es 5.500€, habremos ganado 500€. No es que nos hayan pagado un interés, sino que la parte del fondo que compramos, por así decirlo, ha subido de valor. Podemos pensar que funciona como una compra de acciones, en este sentido.

6. GASTOS.

Existen 4 tipos de comisiones que debemos tener en cuenta a la hora de invertir en un fondo de inversión.

  • Comisión de suscripción.

Se pagaría al inicio de la operación, sin embargo, son muchos los fondos que no la tienen.

  • Comisión de reembolso.

Se pagaría al final de la operación, pero al igual que la comisión de suscripción, son muchos los fondos que no la tienen.

  • Comisión de depósito.

Es la comisión que cobra la entidad depositaria y se descuenta diariamente del valor liquidativo. Es decir, no es algo que pagues tú directamente, sino que ya está integrado en el valor diario de tu inversión. Puede ser de hasta un 0.2%.

  • Comisión de gestión.

Comisión que se paga a la entidad gestora. Ocurre lo mismo que con la comisión de depósito, se descuenta de valor liquidativo. Puede ser de hasta un 2.25%.

En la mayoría de los casos no se cobran las comisiones de suscripción ni de reembolso. Además, las comisiones de depósito y de gestión no se pagan directamente, lo que puede llevar a pensar que no se pagan comisiones. Sin embargo, al igual que un fontanero te cobra por sus servicios, los gestores también cobran por los suyos.

Por ejemplo, el día 01/02/2017 inviertes en un fondo 5.000€. El día 01/07/2017 miras el valor liquidativo de tu inversión y ves que es 5.075€. Esto indica que tu inversión se ha revalorizado 75€ las comisiones de gestión y depósito ya están descontadas.

7. FISCALIDAD.

La fiscalidad de los fondos de inversión se aplica a la plusvalía, es decir, a la diferencia entre la cantidad que obtienes cuando decides sacar tu dinero del fondo y la cantidad que invertiste en el inicio.

Si la cantidad de dinero que obtienes al final es inferior a la que invertiste, no pagas impuestos, puesto que no hay plusvalía.

¿Y cuánto pagas de impuestos? Pues lo correspondiente a los rendimientos de capital mobiliario, un 19% para los primeros 6.000€, un 21% desde los 6.000,01€ hasta los 50.000€, y de 50.000€ en adelante un 23%.

Sin embargo, los fondos de inversión tienen la ventaja fiscal de que tú decides cuando tributar, ya que eres tú quien decide cuando dejar el fondo y recoger las ganancias, si las hay, o salirte del fondo si consideras que fue una mala elección de inversión.

Y aquí entra en juego otra ventaja fiscal, y es que puedes pasar tu dinero de un fondo a otro sin pasar por el fisco. Si tienes 5.000€ en el fondo A, puedes pasarlos al fondo B sin pagar impuestos.

Esta libertad que ofrece la fiscalidad de los fondos hace que para muchos sea una buena opción en la que invertir.

8. RENTABILIDADES PASADAS.

Hay una frase que suele aparecer junto a los fondos de inversión que dice “Rentabilidades pasadas no presuponen rentabilidades futuras”. Es decir, por muy bien que haya funcionado un determinado fondo los últimos 3 años, no quiere decir que vaya a seguir funcionando bien en el futuro.

A la hora de invertir hay que pensar siempre en el futuro y no en el pasado. Si por ejemplo, estamos pensando en invertir en un fondo geográfico de Europa, no hay que pensar en cómo le ha ido a Europa los últimos años, sino que tenemos que preguntarnos ¿Va a crecer Europa en los próximos años/meses?

Si, ya sé que no eres adivino, pero pensar en el pasado, por muy claros que sean los datos, no va a ayudarte a predecir rentabilidades futuras.

9. VOLATILIDAD

La volatilidad también es un ratio que se basa en datos pasados, sin embargo, merece la pena tenerlo en cuenta.

La volatilidad indica qué tan variable es un fondo. Más volatilidad puede traducirse por mayor riesgo, ya que mide la diferencia entre el valor más alto y el más bajo, correspondientes a un periodo de tiempo.

Si te encuentras con dos fondos de inversión con la misma numeración en la escala de riesgo, puedes fijarte en la volatilidad de cada uno y así ver cuál es más inestable de los dos.

CONCLUSIONES

Supongo que estarás pensando en que son muchos los aspectos a tener en cuenta, sin embargo, no debes caer en la conocida parálisis por análisis, ya que de ese modo nunca harás nada.

Como has visto, la inversión mínima que exigen las entidades para invertir en los fondos es pequeña, de manera que siempre puedes probar a invertir, hacer un seguimiento y familiarizarte con este tipo inversión.

Además, siempre encontrarás las recomendaciones que hacen desde las entidades bancarias  sobre el perfil del inversor, el nivel de riesgo, etc.

Por mi parte te recomiendo tener en cuenta dos cuestiones:

  • Que reflexiones sobre cuál es el objetivo de la inversión: que quieres conseguir con ella, si cabe la posibilidad de que necesites ese dinero en un determinado periodo de tiempo, qué consecuencias tendría sobre tu estabilidad económica el perder parte del capital, etc.
  • Cuál es tu perfil de inversor: no merece la pena pasar las noches en vela a cambio de unos pocos euros más. Si es tu primera inversión, o si vas a necesitar el dinero, no hagas una inversión arriesgada. Ya habrá tiempo de llevar a cabo inversiones con mayor riesgo.

Espero que este post haya servido para arrojar luz sobre los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de invertir en un fondo, de manera que te ayude a tomar mejores decisiones financieras en el futuro.

Si aún no lo ves claro echa un vistazo a esta comparativa entre los fondos de inversión y los depósitos a plazo fijo.

AYÚDAME A LLEGAR A MÁS GENTE

¡COMPARTE ESTE POST EN TUS REDES SOCIALES!