Seleccionar página

Quizás haya días en que sientas que mantener la motivación necesaria para sacar adelante tu proyecto es todo un reto.

  • Los resultados tardan en llegar.
  • Las previsiones no se cumplen.
  • Los clientes no valoran tu trabajo.
  • Tienes problemas con tus colaboradores.
  • Tu familia y amigos no terminan de apoyarte.
  • Y la lista sigue…

Todo esto hace que, en ocasiones, caigas en la desmotivación y te platees tirar la toalla.

Sin embargo, tú y yo sabemos que es mucho lo que está en juego. Se trata de tu futuro y del estilo de vida que deseas tener en los próximos años.

Así que en este post te traigo 6 técnicas que te ayudarán a mantener la motivación en tu proyecto incluso cuando las cosas se pongan feas.

1. ¿QUÉ ES LA MOTIVACIÓN?

Empecemos por el principio.

La palabra motivación viene del latín y significa “causa del movimiento”.

Una definición que me parece perfecta, tanto por su brevedad, como por su precisión.

La motivación es aquello que en un momento dado, o de forma permanente, te pone en acción.

Ahora bien, podemos diferenciar dos fuentes distintas de motivación:

   1. Motivación interna: También llamada automotivación que es la que nace internamente dentro de ti. Como un sueño personal o un cambio que quieres ver en el mundo.

   2. Motivación externa: Aquella que te llega de fuentes externas. Como dar de comer a tus hijos o ver un vídeo de YouTube.

Ambas fuentes de motivación son útiles e incluso necesarias, sin embargo, conviene prestar especial atención a las fuentes de motivación interna, ya que puedes controlarlas al 100% y siempre irán contigo.

Dicho esto, vamos con las 6 técnicas que te ayudarán a combatir la falta de motivación cuando aparezca y estar siempre motivado para no abandonar antes de los 1000 intentos.

2. #1 RELACIONA TU PROYECTO CON TUS VALORES

Tus valores siempre serán tu más potente fuente de motivación en cualquier cosa que hagas.

Por eso siempre debes tenerlos en cuenta a la hora de fijarte objetivos, sean estos personales o profesionales. Y lo mismo ocurre con tu proyecto, tus valores serán tu principal combustible.

2.1. CONECTA CON TUS VALORES

El primer paso siempre es el de descubrir cuáles son tus valores.

Si no sabes cómo hacer esto, puedes suscribirte al blog y recibirás de forma gratuita el vídeo curso “Tu objetivo en 10 pasos” el cual empieza, como no podía ser de otra manera, por los valores.

Conocer tus valores es una información valiosísima que te será útil para tomar cualquier decisión importante en tu vida.

2.2. ¿ENCAJA TU PROYECTO CON TUS VALORES?

Una vez tengas claros cuáles son tus 3 o 5 valores principales, viene el segundo paso, relacionar tu proyecto con todos o algunos de esos valores.

Lo normal es que si tu proyecto está realmente alineado contigo, consigas encajarlo con todos tus valores, algunos de manera directa, y otros de forma más indirecta.

Ejemplo:

Imagina que tus valores principales son: La familia, la salud y ayudar a los demás.

Por otro lado, tu proyecto es la creación de un centro de masaje.

En este caso, la creación de un centro de masaje tendrás que relacionarlo con cada uno de estos 3 valores.

 – Familia: Si consigo sacar adelante mi proyecto, podré ganar dinero y liberar a mis padres de la carga de mantenerme económicamente.

 – Salud: Transmitiré a mis clientes la importancia del cuidado de la salud a través del masaje.

 – Ayudar a los demás: Podré ayudar a cientos de personas a liberarse de dolencias a través de mis masajes.

Si solo pudieses poner en práctica 1 de las técnicas que te explico en este post, te recomendaría que fuese esta. Ya que los valores son la fuente de motivación interna más potente que tienes.

3. #2 MÁRCATE OBJETIVOS A CORTO Y LARGO PLAZO

Los objetivos, además de ser una herramienta útil para fijar una dirección y medir resultados, también son una gran fuente de motivación.

El orden para fijarte objetivos siempre es el mismo, primero te fijas un objetivos a largo plazo, mínimo 1 año, y después vas retrocediendo en el tiempo fijándote objetivos a más corto plazo.

3.1. OBJETIVOS A LARGO PLAZO

Fijarte un objetivo a largo plazo es algo motivador en sí mismo. Incluso cuando sabes que hay muchas posibilidades de que el objetivo vaya modificándose conforme pase el tiempo.

No importa.

Tu objetivo a largo plazo te marca la dirección que quieres seguir a día de hoy y te permite fijar objetivos a medio y corto plazo.

Visualizarte con el objetivo cumplido y pensar en la persona en que te habrás convertido cuando lo consigas te ayudará a mantener la motivación.

3.2. OBJETIVOS A CORTO PLAZO

Trocear un objetivo a largo plazo da como resultado objetivos a medio y corto plazo.

Lo que consiguen los objetivos a 3 meses, e incluso, a 1 mes vista es crear la tensión necesaria para que no bajes la guardia.

Un objetivo a 1 año se ve lejano, un objetivo a 1 mes te pone en acción.

3.3. TAREAS DIARIAS

Las tareas semanales y diarias también pueden considerarse como pequeños objetivos a cumplir.

Todos sabemos lo motivador que es ir tachando tareas.

¡La motivación está en la acción!

Ahora bien, no uses esta estrategia de ir tachando tareas como excusa para hacer tan solo las tareas más simples y rápidas.

El foco siempre en lo importante.

4. #3 CAMBIA LO QUE NO FUNCIONA

Si marcarte objetivos es una importante fuente de motivación, ver que los resultados no llegan es una importante fuente de desmotivación.

Por eso es importante cambiar lo que no funciona.

En ocasiones puede que te empeñes en seguir un camino que no te lleva a ninguna parte. En estos casos recuerda que rectificar es de sabios.

La pregunta ahora es ¿Cómo sé cuándo debo rectificar?

4.1. REVISIONES PERIÓDICAS

Tus objetivos siempre deben estar sometidos a revisiones periódicas. Que a menudo coinciden con los objetivos a corto plazo que te has fijado.

Es en estos momentos cuando puedes detectar qué aspectos no están funcionando y…

  • Cambiarlos.
  • Eliminarlos.
  • Vigilarlos muy de cerca.

Lo importante es que cuando algo no funciona, no sigas como si nada.

Recuerda que es de locos hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.

4.2. INTERRUPCIONES NECESARIAS

A veces ocurre que de pronto te das cuenta de que algo no está funcionando y no estás dispuesto a esperar a la siguiente revisión para hacer un cambio.

Cuando esto ocurre, adelante, si algo dentro de ti te dice que puedes hacer las cosas mejor, ve a por ello.

Lo único que te advierto es que si cada día estás poniendo patas arriba tu proyecto, quizás necesites hacer un parón y repensar muy bien tu idea de negocio.

5. #4 MANTÉN EL FOCO

La siguiente técnica para mantener la motivación es tener foco.

En ocasiones, la falta de motivación viene ocasionada por estar demasiado disperso.

Como dice el refrán “El que mucho abarca, poco aprieta”.

Tener demasiados frentes abiertos hará que avances a menor ritmo, y por lo tanto, que los resultados tarden en llegar, lo que disminuye la motivación.

Además, todos hemos estado alguna vez motivados al 100% con algo, y ese algo siempre es específico. Cuanto más difuso es tu objetivo, más difícil es mantener la motivación. Mientras que cuando lo ves todo claro, la motivación aparece en escena.

¡No te disperses!

6. #5 INTEGRA TUS PROYECTOS EN TU DÍA A DÍA

Ya sé que puedes estar pensando que lo que tú necesitas es precisamente lo contrario…

¡Desconectar!

Sin embargo, conviene que no confundas desconectar, con procrastinar.

Sobre todo si estás empezando con tu proyecto, procura avanzar en él todos los días. Por poco que sea. Esto te mantendrá motivado. Si te pasas una semana sin hacer ni caso a tu proyecto, cuando lo retomes te parecerá que hace 1 año que no trabajas en él.

Desconecta de las preocupaciones, pero no de la esencia de tu proyecto.

7. #6 ACUDE A FUENTES DE MOTIVACIÓN EXTERNA

No quiero acabar estas 6 técnicas de motivación sin mencionar la motivación externa.

Aunque la motivación externa toma muchas formas, mi favorita es una.

Encontrar tus propios referentes.

Personas a las que admiras por la razón que sea y aprender de ellas.

Leer sus blogs, ver sus vídeos, escuchar sus podcasts, comprar sus libros, acudir a sus cursos… Lo que quieras y puedas.

No se trata de acudir a un vídeo de motivación de YouTube cuando estás de bajón. Sino estar en “contacto” constante con estas personas que te inspiran.

8 ¿Y TÚ? ¿CÓMO TE MOTIVAS?

Estas son las principales fuentes de motivación que utilizo para mantenerme motivada.

Ahora es tu turno, cuéntame en los  comentarios:

  1. ¿Qué haces para mantenerte motivado?
  2. ¿Cuáles son tus mayores motivaciones?
  3. ¿Qué persona es tu mayor referente?

Seguro que puedes aportar algo nuevo y valioso a los demás.

¡No te lo guardes!

POSTS RECOMENDADOS