Seleccionar página

Si eres una mente emprendedora seguramente dediques una parte de tu tiempo a ponerte objetivos. Quieres crecer, tienes hambre de más, y sabes que para avanzar necesitas marcarte metas que ir cumpliendo.

Te entiendo. Para mí, marcarme objetivos siempre ha sido algo que me ha motivado a avanzar.

Con el tiempo y mi acercamiento al mundo del Coaching, me he dado cuenta de que marcarme objetivos es más que todo esto. Tener objetivos es un pilar fundamental para estar motivado y tener ilusión por la vida. Si vives de manera pasiva, sin saber a dónde vas y sin ilusión por conseguir más, corres el riesgo de que tu vida se convierta en un sin sentido.

Por eso, en este post te invité a que te fijaras objetivos, dándote unas pautas que a mí me han ayudado. Y en este otro post que escribí en ABCoach, profundizaba en mi visión de por qué muchos fallan a la hora de conseguir sus objetivos.

Sin embargo, con este post quiero ir más allá.

En un proceso de Coaching, cuál sea el objetivo, y cómo esté formulado puede marcar la diferencia entre conseguirlo o abandonarlo.

De manera que te invito a seguir leyendo y asegurarte de que tu objetivo cumple las 4 premisas imprescindibles que te explico a continuación.

FORMULA TU OBJETIVO DE MANERA CORRECTA

Para sacarle el máximo partido a este post, te invito a que PIENSES EN ALGÚN OBJETIVO QUE QUIERAS CONSEGUIR. Puede ser tanto un objetivo ambicioso, como uno más pequeño.

Esto te ayudará a entender cómo debes formular tu objetivo de manera correcta teniendo en cuenta las 4 premisas que explico a continuación. Puede que incluso acabes dándote cuenta de que tu objetivo no es realmente un objetivo, sino un plan de acción.

¡Vamos allá!

PREMISA 1: TU OBJETIVO ESTÁ FORMULADO EN POSITIVO

A simple vista esta premisa puede parecer simple y fácil de cumplir. Y aunque lo es en algunos casos, en otras ocasiones, no es tan sencillo, ni intuitivo.

Si por ejemplo, tu objetivo es “no comer entre horas”, salta a la vista que está formulado en negativo, por lo cual debes reformularlo.

Esto te puede llevar a decir “mi objetivo es perder 5 kilos”. Puede parecer que al no haber ningún “no” en la frase, está formulado en positivo, pero en realidad está formulado en negativo.

Esto se debe a que el verbo perder, es negativo. Algo así como decir “mi objetivo es no tener 5 kilos que ahora tengo”. ¿Me explico?

Lo mismo ocurre si tu objetivo es “adelgazar 5 kilos”. También sería un objetivo formulado en negativo. Además, piensa. Adelgazar no es algo que quieras ¿Qué supone adelgazar? Supone un esfuerzo. Adelgazar no es lo que quieres. Entonces… ¿Qué quieres?

¡Quieres pesar “X” kilos!

Imagínate que ahora pesas 70 kilos, pues tu objetivo sería: ¡PESAR 65 KILOS!

Y puede que estés pensando… Menuda tontería. Dar tantas vueltas para acabar diciendo lo mismo, pero de otra manera.

Si realmente piensas así deja que te diga que estás equivocado.

Cuando queremos alcanzar un objetivo siempre surgen problemas y se plantean obstáculos. Por eso, tu objetivo debe ser algo que tenga connotaciones positivas para ti.

No es lo mismo que en un momento de debilidad pienses en lo mucho que te cuesta adelgazar, a que pienses en lo bien que te sentirás pesando 65 kilos.

Sobre todo a nivel subconsciente, esto tiene un gran poder. Y tan solo somos conscientes de un 7%, el 93% restante es subconsciente.

Además, el subconsciente no asimila bien el “no”. Si te digo no pienses en qué día es tu cumpleaños ¿En qué piensas?

¡Sigamos!

PREMISA 2: TU OBJETIVO ESTÁ ALINEADO CON TUS VALORES

Esta premisa es imprescindible, y una de las principales razones de por qué no has cumplido tu objetivos (o algunos de ellos) en el pasado.

La buena noticia es que puedes ponerle solución en 2 pasos.

PASO 1: AVERIGUA CUALES SON TUS VALORES

Lo primero que debes hacer es saber cuáles son tus valores. Para ello puedes buscar en google un listado de valores.

Elige un listado que tenga 50 o más valores. Por ejemplo, este.

Una vez elegido el listado elige 10 valores con los que te sientas identificado. Puedes escribirlos en un folio o en Word.

Cuando ya tengas los 10 valores elegidos, tacha 5 de ellos. No estoy diciendo que los valores que taches no sean importantes para ti, lo son, por algo los has elegido. Pero debes hilar un poco más fino, de manera que te animo a quedarte con 5.

Sé que no es fácil, pero no te hagas trampas a ti mismo.

(Estos valores no son estáticos durante toda la vida, pueden ir cambiando a lo largo de los años.)

Cuando hayas acabado, y sólo cuando hayas acabado, pasa al paso 2.

PASO 2: RELACIÓN ENTRE OBJETIVO Y VALORES

Ya tienes un objetivo formulado en positivo y 5 valores principales para ti.

De lo que se trata ahora es de que veas si existe relación entre tu objetivo y uno o varios de esos 5 valores.

¿Honra tu objetivo alguno de esos 5 valores?

Si la respuesta es “sí”, adelante.

Conseguir ese objetivo es realmente importante para ti. Ten siempre en cuenta qué valor o valores estás honrando al trabajar en ese objetivo.

Puedes pasar al paso 3.

Si la respuesta es “no”, toca reflexionar.

Lo primero de todo y más importante: no te engañes. Como te he dicho antes, muchos de los objetivos que se quedan en el tintero se debe a que pensamos que queremos cosas que en realidad no queremos, o no son importantes para nosotros EN ESTE MOMENTO.

Esto ocurre mucho con aprender inglés o ir al gimnasio. Es algo que a todo el mundo le gustaría hacer, pero si en este momento de tu vida no honra ninguno de tus valores principales, va a ser un verdadero suplicio ponerte a ello.

De manera que no te recomiendo que revises tus valores, sino que revises tu objetivo.

PREMISA 3: TU OBJETIVO ESTÁ CENTRADO EN EL SER

Esta tercera premisa es importante porque a veces llamamos objetivo a lo que en realidad es un plan de acción.

Por ejemplo, hacer deporte 3 veces a la semana, es un plan de acción.

¿Para qué quieres hacer deporte 3 veces a la semana? La respuesta podría ser “Para ser una persona saludable”. Ahí ya estarías entrando en el ser y no tanto en el plan de acción.

También deberías profundizar en qué es, para ti, una persona saludable.

Si tu objetivo está centrado en el hacer, te invito a que vayas más allá, y descubras qué se esconde detrás.

Sin embargo, también es posible que el estar saludable sea un valor para ti, y que hacer deporte 3 veces a la semana sea el objetivo en sí. En cuyo caso la fecha límite, sería la fecha en la que empiezas a hacer 3 veces a la semana deporte.

En este caso, un plan de acción podría ser el comprarte unas zapatillas de deporte. O cualquier cosa que te acerque a conseguir tu objetivo.

PREMISA 4: TU OBJETIVO PASA EL FILTRO SMART

Para finalizar el filtrado de tu objetivo te animo a que compruebes si cumple cada letra del filtro SMART.

“S” ESPECÍFICO

Que sea claro y específico.

“Aprender inglés” no sirve. No es específico.

“Aprobar el examen del C1” Sí es específico.

“Poder hacer un resumen de una charla TED en inglés” Sí es específico.

“M” MEDIBLE

Tiene que poder medirse de alguna manera. En tiempo, páginas, nota, kilómetros, euros ahorrados, lo que sea. Pero que puedas saber si lo estás cumpliendo o no.

“A” ALCANZABLE

Que sea posible lograrlo.

Puedes preguntarte ¿Lo ha conseguido alguien antes? o ¿De quién depende?

Puede que no lo haya conseguido nadie antes por ser algo nuevo, pero debe depender de ti, por supuesto.

“R” REALISTA Y RETADOR

No tiene sentido marcarte un objetivo que no vas a poder conseguir. Pero tampoco tiene sentido marcarte un objetivo que no suponga un reto para ti.

“T” TIEMPO

Tiene que estar delimitado en el tiempo.

¿Cuándo lo vas a conseguir?

No te hagas trampas a ti mismo y pon una fecha exacta.

CONCLUSIONES

Ahora sí puedes decir que tienes un objetivo en condiciones 🙂

No dudes en dedicar tus esfuerzos a conseguirlo.

O quizás no, quizás te has dado cuenta de que eso que querías conseguir no está alineado con tus valores. Lo cual también es una buena noticia, ya que no es nada recomendable gastar tiempo, energía y dinero en algo que no está alineado contigo.

¡TE TOCA!

¿TENÍAS EN CUENTA ESTAS 4 PREMISAS A LA HORA DE DEFINIR TUS OBJETIVOS?

¿QUÉ OBJETIVO TE HAS MARCADO?

¡DEJA UN COMENTARIO!