Seleccionar página

El 2016 llega a su fin. ¿Ya? Sí, ya.

En ocasiones, cuando acaba el año nos quedamos con la sensación de que se ha pasado volando. ¡No puede ser que haya transcurrido un año desde las pasadas Navidades!

Esta sensación la tenemos todos, en mayor o menor medida, conforme vamos entrando en la vida adulta. Cuando somos niños, el tiempo no pasa tan volando. Vivimos más el momento, todo nos motiva, y estamos deseando de que llegan ciertas fechas, como la Navidad. De manera que cuando llega, los niños exclaman “¡Por fin!” Mientras que los adultos se preguntan “¿Ya?”

En cualquier caso, el 2016 se acaba y merece la pena echar la vista atrás y reflexionar sobre si este año ha merecido la pena o no.

¿HA MERECIDO LA PENA EL 2016?

No caigas en el error de responder a esta pregunta en función de las desgracias o golpes de suerte que te haya dado la vida este año. Sino en base a tus logros y tu forma de afrontar los acontecimientos. Es decir, en función de tu evolución como persona.

Por ejemplo, si este año has sufrido una desgracia de esas que no le desearías a nadie, el 2016 siempre vas a relacionarlo con ello. Es algo que ha marcado tu historia y va a estar ahí. Sin embargo, a la hora de repasar el año no debes tacharlo como malo por ello, aquí no estamos hablando de la vida, sino de ti.

No pienses en los acontecimientos de forma aislada, sino en cómo has afrontado este año con todo lo que te ha tocado vivir. ¿Cómo eras el 1 de enero y cómo eres hoy? ¿Has crecido como persona aunque haya sido de una manera no elegida?

El caso contrario sería, por ejemplo, que te tocase la lotería. Tampoco en este caso debes considerar que por ello el 2016 ha sido un gran año. Es un acontecimiento externo a ti, y por ello, tampoco debe tenerse en cuenta a la hora de revisar el año.

Obviamente las desgracias juegan en tu contra y te hacen sentir mal, mientras que los golpes de suerte juegan a tu favor y te dan una alegría. Pero estarás de acuerdo conmigo, en que ninguno de ellos depende de ti.

No se trata de juzgar si los acontecimientos externos que te han tocado vivir han sido buenos o malos, ya que no tienes poder sobre ellos. De lo que se trata es de valorar cómo has evolucionado tú como persona.

¿ES TAN IMPORTANTE FIJARSE METAS CADA AÑO?

Hay gente que subestima el poder de fijarse objetivos, piensa que es una pérdida de tiempo y que nadie los cumple. Desde luego los que piensan así no cumplen sus objetivos, ya que directamente no tienen objetivos.

Pero se sincero, ¿Qué cara se te queda cuando piensas que el año se ha pasado volando, y no sabes qué demonios has hecho los últimos 365 días? (366 en este caso).

Estoy convencida de que esta sensación es mucho más fuerte en aquellas personas que no hacen una revisión anual consigo mismas sobre cómo ha ido el año y sobre qué esperan para el siguiente. Puesto que no tienen ningún objetivo que cumplir, no cumplen ningún objetivo. Tienen una actitud pasiva ante la vida.

¿Qué tal el año? Pues normal… como todos.

¿Qué planes para el año que viene? Seguir igual, que no es poco.

Estas respuestas son inaceptables para cualquier persona con menos de 80 años. Repito, inaceptables.

Puedes desear seguir igual cuando tienes 82 años y mantenerte con la misma agilidad, física y mental, empieza a ser un reto en sí mismo. Pero ¿Con 20? ¿Con 40? ¿Con 60?

A estas edades tienes que crecer como persona en todos los aspectos que sean importantes para ti. Hay mucho por aprender y mucho en lo que mejorar. Tanto, que no hacerlo es retroceder. No mejorar, es empeorar.

Es como guardar 1.000€ debajo del colchón, dentro de 1 año, debido a la inflación, su poder adquisitivo habrá disminuido.

Tú funcionas igual, si te atocinas estas quedándote atrás. ¿No te das cuenta de a qué velocidad avanza la vida?

Contéstame a una pregunta ¿Cada cuánto cambias de móvil? ¿Cada año? ¿Cada 2 años? ¿Cada 5? Da igual, todas las respuestas son válidas. Solo quiero que entiendas que contigo pasa lo mismo. Si tu móvil queda obsoleto, tú también, a no ser que te reinventes continuamente.

Por eso mi respuesta es clara.

Sí, merece la pena fijarse metas. Además, como son tus propias metas, puedes ir reconduciéndolas y adaptándolas a tus necesidades o deseos. Tampoco se trata de martirizarte con ellas, sino de mantenerte motivado y enfocado en conseguir aquello que quieres.

CÓMO CUMPLIR TUS OBJETIVOS EN EL 2017

La mayoría de la gente fracasa en la consecución de sus objetivos. Es posible que te haya pasado lo mismo hasta ahora. Para el 20 de enero ya ni te acordabas de los objetivos que te habías fijado el día 1.

Existen muchos artículos, libros y consejos que pueden ayudarte a cumplir tus objetivos para este 2017, solo tienes que buscar.

Por mi parte tan solo voy a darte 3 pautas que son las que a mí me ayudan a fijar mis objetivos y a cumplirlos. No siempre lo consigo, tengo mucho que mejorar, pero también es cierto, que aún sigo cumpliendo objetivos que me propuse para el 2013.

1. PIENSA EN COMO SERÍA TU VIDA IDEAL

Este primer punto es fundamental. Los objetivos que te propongas tienen que nacer de dentro de ti. Es decir, tiene que ser algo que ya forme parte de ti, pero que tú no escuchas, por decirlo de alguna manera.

Es por ello, que pensar en tu vida ideal te ayuda a reconectar con esta parte de ti que tienes prisionera.

Olvídate de las modas, de los objetivos de tu amiga o de tu hermano, olvídate de todo aquello que no seas tú.

Por ejemplo, si te propones hacer ejercicio 3 días a la semana, tiene que ser porque tu yo ideal hace deporte y suda, no por que quieras ponerte buenorra/o.

2. OBJETIVOS MEDIBLES

¿Qué tienen en común estos 3 objetivos?

  • Hacer deporte.
  • Aprender inglés.
  • Ahorrar.

Muy fácil, que ninguna de estas 3 frases es en realidad un objetivo.

¿Por qué? Porque no sabes si lo has cumplido o no. O mejor dicho, porque a nada que hagas algo al respecto, puedes considerar que has cumplido, cuando en realidad no es cierto.

Imagínate que haces deporte 5 días en todo el año. Podríamos decir que el primer objetivo está cumplido. Pero tú y yo sabemos que cuando alguien se propone hacer deporte, no está pensando en hacer deporte 5 días al año.

Si aprendes a decir: “Hello, my name is Dolores”. Has aprendido inglés. Pero seguramente no te referías a eso. Y lo mismo ocurre con el tema ahorro si consigues reunir la friolera cantidad de 50€ en un año.

No falles en esto, es básico. Los objetivos tienen que ser medibles.

Estudiar inglés 5 horas a la semana. Sacarte el firts. Aprobar el B2. Hacer deporte 3 días a la semana. Crear un blog que esté listo la semana X. Lo que sea. Pero con números y fechas.

3. NO TIRES LA TOALLA A LA PRIMERA DE CAMBIO

Redacta tus objetivos con compromiso, pero con flexibilidad.

Acabamos de ver que los objetivos deben ser medibles, sin embargo, esto no debe convertirse en un arma de doble filo.

Estoy convencida de que uno de los principales motivos por los que la gente abandona sus propósitos de año nuevo es porque se los salta un día y ya considera que no lo ha cumplido, por lo que se olvida de él.

No te hagas esto. En la vida no todo es blanco o negro.

Para poner solución a esto te aconsejo poner mínimos a tus objetivos. Esto funciona mejor con algunos objetivos que con otros.

Por ejemplo, si te has propuesto estudiar inglés 5 horas a la semana, al lado de tu objetivo puedes poner (3 horas). De manera que tu mínimo es estudiar 3 horas a la semana. Pero no te engañes a ti mismo, tu objetivo es estudiar 5 horas, esto solo sirve en el caso de que una semana haya surgido algo que te impide estudiar las 5 horas.

Sin embargo, si tu propósito es estudiar 3 horas, debes poner 3 horas, y tu mínimo podría ser 2 horas, por ejemplo.

Si te propones dejar de beber CocaCola, puedes poner entre paréntesis (10), de manera que puedas tomarte 10 CocaColas en 2017. Que son muy pocas, pero te sirve para que si un día estás con los amigos y te apetece mucho, o incluso no hay otra cosa para beber, no tires por la borda todo lo que has avanzado.

Tu objetivo es no beber CocaCola, pero si te pones un mínimo aceptable, puedes tomarte 4 CocaColas en un año y considerar que has cumplido el mínimo. Lo cual esta genial.

CONCLUSIONES

Si eres de los que piensan que todo esto no sirve de nada, y que al final nadie consigue sus objetivos, deja que te diga que el camino seguro para no conseguirlos es el de no proponértelos.

Merece la pena dedicar cada día, o cada semana del año un tiempo a tus objetivos, bien sean personales o profesionales. Así, cuando acabe el 2017 podrás decir, este año he conseguido esto, esto y aquello. Evitando así la sensación de que otro año más se ha ido sin que nada cambie.

Así que antes de que se te olvide que has leído este artículo coge papel y boli, o abre un documento de Word y teniendo en cuenta estas 3 pautas:

  1. Pensar en tu vida ideal.
  2. Redactar objetivos medibles.
  3. No tirar la toalla a la primera de cambio.

Redacta los objetivos en los que vas a trabajar este 2017. Intenta que no sean demasiados y asegúrate que nacen de ti.

Yo por mí parte, ya me he fijado metas para este 2017, aunque no son inamovibles, sé que irán adaptándose a mí y mis circunstancias.

En el próximo post te contaré los objetivos que me he marcado para el primer trimestre de Emprender y Vivir. Sin duda te invito a que hagas lo mismo.

Como dicen por ahí un sueño con fecha se convierte en objetivo.

 

¡COMPARTE ESTE POST EN TUS REDES SOCIALES PARA QUE TODO EL MUNDO VIVA UN 2017 CON METAS!

Recibe todos los posts de Emprender y Vivir en tu email completamente GRATIS.
Emprende y Vive en el Siglo XXI

100% libre de spam.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn